Hogar

Licencia de ocupación: preguntas habituales y sus respuestas

Si quieres saber qué es una licencia de ocupación o tienes alguna que otra pregunta referente a este termino y a otros similares, nosotros vamos a darte todas las respuestas en un artículo que te será de gran ayuda en el caso de que tengas una vivienda que quieras que sea habitable después de una serie de obras de construcción que hayas realizado.

¿Qué es una licencia de ocupación?

Lo primero de todo es darte la definición de licencia de ocupación y también en qué consiste este certificado tan importante. Esta licencia es conocida también de manera generalizada como Cédula de Habitabilidad, siendo ambas muy parecidas. En el primer caso, cuando un promotor ha certificado de manera legal y oficial que una construcción ha terminado y que ya no necesitará realizar más obras, habiéndoselo confirmado al Ayuntamiento, este gestionará una licencia que se denomina de primera ocupación y que posibilita que se pueda habitar de manera legal la vivienda que se ha adquirido.

Es importante recalcar en esta definición que una vivienda debe de poseer un certificado de este tipo, puesto que será necesario no solo para que sea habitable legalmente, sino también para que las compañías de luz y agua puedan trabajar y dar servicio en esta propiedad, puesto que de lo contrario sería imposible, ya que estarían incumpliendo la ley. Otro de los pormenores de no contar con una licencia de ocupación en regla es que los bancos no van a conceder ningún tipo de hipoteca que vaya destinada a dicha casa.

¿Cómo saber si la vivienda cuenta con licencia de ocupación?

Una de las preguntas habituales cuando se descubre este tipo de certificado es la que nos encontramos aquí. Cuando uno descubre que puede estar viviendo en un lugar en el que no es legal hacerlo, se pregunta cómo saber si no le han dado gato por liebre y como podemos leer en este artículo especializado de licencias de segunda ocupación, la manera más directa de conseguir saberlo es dirigiéndote al Ayuntamiento, puesto que en sus registros deberá de estar tu vivienda. En el registro catastral de la vivienda se encuentran todas las facturas que se emiten anualmente conocidas como IBI y que indicará si cuenta con dicho certificado o no.

¿Y si no tengo la licencia de ocupación?

Una vez que has descubierto si tienes o no tienes la Cédula de habitabilidad, en el caso de que la respuesta sea negativa, existen algunos lugares o empresas que pueden asesorarte y ayudarte con todo el papeleo, analizando qué es lo que le falta al inmueble para que pueda ser habitable y de esta manera, una vez rellenado todos los formularios y comprobados todos los pormenores que hayan podido surgir, obtener la licencia de manera fácil y sencilla. Cabe destacar que esto no es posible en todas las ciudades españolas, por lo que tendrás que preguntar a dichos expertos si es posible o no.

¿Qué es la licencia de segunda ocupación?

Cuando hablamos de una licencia de segunda ocupación, no quiere referirse a que la persona que la ha habitado en primer lugar la cede a otra familia o persona, sino que es el nombre que recibe a la renovación del certificado original. Se trata de un proceso que se debe de realizar cada diez años en ciertas ciudades y que no hay que preocuparse, sobre todo si se tiene ya una licencia de primera ocupación.

Cabe destacar que hay ciertos aspectos en los que se debe de pedir dicha licencia, como por ejemplo cuando se va a cambiar el contrato del suministro de gas, eléctrico o de agua. Ya bien sea para cambiar de titular del servicio, como si se va a cambiar de empresa suministradora, habrá que pedir y por lo tanto pagar una nueva licencia de ocupación.

En el supuesto caso de que vayas a vender la casa o ponerla en alquiler, al pasar de una mano a otra se requerirá por parte de los notarios, pero también del Ayuntamiento unos nuevos papeles y certificados, que será la licencia de Segunda Ocupación. El tiempo que se realiza estos papeles es muy corto y tan solo tendrás que pagar unas pequeñas tasas para comprobar que todo sigue en regla y que no existe ningún problema que solventar y que pueda imposibilitar la compra o el alquiler del inmueble.

Compartir: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter