Consejos

Consejos para vender tu piso de forma rápida

A todo el mundo le gustaría poder vender su piso de forma rápida, pero no siempre es posible. Para ayudarte en la venta rápida que estás buscando, con la ayuda de uno de nuestros expertos te vamos a mostrar un listado de consejos a través de los cuales te resultará la venta más sencilla. Pero siempre hay que buscar la venta con margen para encontrar el comprador adecuado que nos ofrece lo que estamos buscando.

Precio

Lo primero que tenemos que valorar es el precio. A la hora de poner un precio siempre tenemos que ser realistas. Es decir, no podemos poner un precio que está fuera de mercado o podemos estar seguros de que el piso no se venderá.

A la hora de poner el precio, siempre hay que ajustarlo al mercado y si realmente nos corre mucha prisa rebajarlo para llamar la atención de los compradores y así conseguir que la vivienda se venda rápidamente. Hay que valorar si merece la pena bajar ese precio a cambio de conseguir una mayor rapidez en la venta.

Portales especializados en la compra de viviendas

Si realmente te corre mucha prisa, entonces puede ser una buena opción apostar por portales online para vender el piso rápido. En estos momentos el mejor portal online es compramostupisoya.com el cual nos comprará el piso con gran rapidez.

Su funcionamiento es muy sencillo, solo tenemos que entrar en el portal inmobiliario y rellanar el formulario. En el menor periodo de tiempo posible, un asesor se pondrá en contacto contigo para programar una cita. El profesional visitará la propiedad y con la documentación realizará una tasación. En unas 72 horas más o menos recibirás una oferta por la propiedad inmobiliaria. En ese momento tendrás que estudiar la oferta y ver si realmente te interesa. Si la oferta te interesa, solo tendrás que realizar ante notario la compraventa y el dinero lo tendrás rápidamente. La verdad, es una de las mejores fórmulas para vender en un par de días una casa.

Hay que estar dispuestos a rebajar

A los compradores siempre les suele gustar mucho rebajar el precio para sentir que están haciendo una buena compra. Por ese motivo se suele recomendar estar dispuestos a rebajar algo el precio en caso de que el comprador nos lo pida. Muchas personas no asumen la posibilidad de rebaja y dejan el precio cerrado. Eso es sinónimo de que van a tardar mucho más en vender la vivienda.

Si realmente realizar la venta te corre prisa, no lo dudes y ábrete a una posible negociación de precio. De esta manera el comprador se sentirá más cómodo y podrás vender la vivienda que tanta prisa te corre con más facilidad.

Déjate asesorar

Si no dominas el mercado inmobiliario, no lo dudes y déjate asesorar por los profesionales. Si contratas los servicios de una o varias inmobiliarias, ellas harán un estudio y te dirán los precios por los cuales la vivienda se venderá con rapidez.

Una vez que tengas los datos en la mano, la decisión final de venta será tuya. Por ejemplo, si sigues los consejos de los expertos, entonces pondrás la vivienda al precio que te recomiendan. Si te pones cabezón y en consecuencia pones el precio de venta que quieres, entonces corres el riesgo de no vender. Un precio fuera de mercado provoca que los posibles compradores no tengan intención de visitar la vivienda. Y si nadie visita la casa, entonces será imposible venderla y mucho menos de manera rápida. Apuesta por un precio competitivo para llamar la atención de los compradores.

Cuidado con rechazar ofertas

Algunas personas piensan que una vivienda se vende rápidamente y no son capaces de negociar el precio de la vivienda. Siempre hay que tener en cuenta las ofertas que nos ofrezcan los posibles compradores porque nos pueden pasar facturar en el futuro. Si la venta de la vivienda realmente nos corre prisa, lo mejor que podemos hacer es valorar esa oferta y estudiarla. En ocasiones puede ser más interesante aceptar la oferta aunque eso suponga tener que vender un poco por debajo de lo que pensábamos.

Las ofertas hay que tenerlas muy en cuenta, sobre todo si vemos que el número de visitantes es bajo. Por supuesto, no quiero decir que aceptes una oferta que tira el valor de la vivienda, sino que debes aceptarlas si está cerca del precio que habías puesto a la vivienda. Por supuesto, siempre tienes que tomarte tu tiempo para estudiarla y no tomar la decisión en caliente. Si la vivienda es compartida, siempre tienes que consultar a la otra persona para ver si veis la oferta como una buena opción.

También es importante tener en cuenta que cuanto más tiempo lleve la vivienda a la venta, más tendrás que acceder o venderla será más complicado.

Enseña la casa con confianza

Un error muy común que puede hacer que un comprador presione más de lo debido al vendedor es si enseña la casa con falta de confianza o con desesperación. Puede ser un error que quiera aprovechar el comprador para intentarte sacar la casa a un precio más bajo.

A la hora de enseñar la casa siempre tienes que realzar los puntos positivos de la casa para que se meta por los ojos al comprador. Y si no te encuentras con fuerzas de enseñar tú mismo la vivienda, el profesional de la inmobiliaria lo hará por ti. Son expertos y no mostrarán debilidades.

Anuncia la vivienda en muchos sitios

Hay muchos sitios por los cuales puedes intentar vender la vivienda. Eso sí, siempre tienes que poner el mismo precio. Puedes intentar venderla por ti mismo, por internet o a través de una inmobiliaria. Lo importante es no firmar ningún compromiso con nadie. Esto te garantizará que si vendes la vivienda por tu cuenta no tendrás que dar una comisión a nadie. En cambio, sin un profesional te la vende tendrás que abonarle la comisión previamente pactada.

Ahora solo tienes que tener optimismo para vender la vivienda rápidamente. Sin olvidar que la paciencia es una gran virtud para tener éxito en el proyecto de venta de la casa.

Compartir: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter