Hogar

Claves para escoger el mejor sofá cama

Los sofás cama cumplen con varios propósitos siendo unos muebles con los que disfrutarás de un lugar cómodo en el que charlar con tus amistades o ver la televisión, como también de un sitio donde dormir o hacer que tus invitados descansen con todo el confort que puedes esperar de una buena cama. En esta guía completa vamos a analizar cuáles son las claves para escoger el mejor sofá cama del mercado y qué debe tener para que puedas llevártelo ya mismo.

¿Qué presupuesto tienes para comprar tu sofá cama?

Antes de empezar a buscar tu sofá cama, es imprescindible que sepas el presupuesto con el que contarás puesto que se trata de un detalle muy importante. En el mercado existen muchos modelos diferentes, de menos o más plazas e incluso con tejidos exclusivos y muy modernos, sin embargo, si no quieres gastar demasiado, tendrás que irte para los más convencionales. Nosotros te recomendamos ante todo que pienses que el gasto que estarás realizando al comprar un sofá cama será una inversión de futuro, puesto que tu espalda descansará mejor, tanto si lo usas para sentarte como para acostarte, siendo primordial para tu salud el buen descanso, algo que no conseguirás en un sofá de mala calidad.

Dónde vas a colocar tu sofá cama

El lugar donde se va a situar el sofá cama es esencial, puesto que tendrá un estilo u otro, según la decoración de la estancia. En este catálogo de sofás cama que te facilitamos, puedes encontrar desde modelos que están pensados para habitaciones pequeñas o incluso para dormitorios, pensado para aquellas personas que desean tener un sofá pero a la par una cama en la que descansar, teniendo mucho más espacio durante el día, algo que suele gustar mucho a los adolescentes para jugar con los amigos y después poder dormir por la noche, como también aquellos diseños de sofás cama que están pensados para espacios mucho más grandes y sofisticados en los que pueden descansar incluso dos personas puesto que el sofá tiene las medidas de una cama de matrimonio cuando se abre.

Como has podido ver, existen modelos más básicos que tienen una calidad perfecta y que son bastante más compactos para habituaciones pequeñas, como también otros sofás cama como los chaise longue que están pensados para que se pueda descansar en pareja o incluso, si lo deseas, tú solo con la máxima comodidad.

Tejidos del sofá cama

El tejido o la confección de la tela del sofá es un punto esencial y a destacar, puesto que es lo que va a estar en constante contacto con las personas que se sientan en él y también hará que veas si se trata de buena o mala calidad. Existen modelos que tienen una tapicera que imita al cuero, pero que al tacto es exactamente igual y también en sus funciones, dando más clase, ideal por ejemplo para colocar en un salón o incluso un despacho que se tenga en casa. Por otro lado, están los de tela que cuentan con un toque más moderno gracias a que se pueden elegir muchos colores diferentes y que además son resistente al paso del tiempo, algo que tienes que asegurarte, puesto que algunos modelos se desgastan rápidamente y si compras un sofá cama de calidad sabrás que lo que compras te puede durar toda la vida.

Por otro lado, dentro de este mismo punto, tienes que pensar en la limpieza. Por ejemplo, los modelos que son de cuero o de piel sintética son más fáciles de limpiar, aunque tienes que mantener con algunos trucos de limpieza la piel como el primer día, puesto que si dejas la mancha durante mucho tiempo o simplemente descuidas su mantenimiento, de nada te servirá.

Tipos de sofás cama

Aunque en la actualidad existen gran cantidad de sofás cama según su apertura, uno de los más aconsejables para adquirir son los que cuentan con el tipo clic clac o también denominado sofá cama de libro. Estos modelos se abren y cierran de una manera sencilla, como si se tratase de un libro, por lo que con un simple gesto la tendrás montada, evitando que puedas estar más de dos minutos intentando averiguar su mecanismo.

Existen otros modelos como por ejemplo, los que cuentan con apertura deslizante o los desplegables, pero como hemos comentado, son más aparatosos a la hora de abrirse.

Compartir: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter