Consejos

5 reformas fáciles y baratas para cambiar tu casa radicalmente

Si limpiar resulta una actividad terapéutica, reformar nuestra casa puede convertirse en una experiencia increíblemente enriquecedora. No son pocas las ocasiones en nuestra vida en la que nuestro cuerpo nos pide un cambio, un giro, y una forma muy sencilla de dárselo es reformando parte de nuestra casa. Al fin y al cabo, nuestra casa es el espacio en el que vivimos día a día, y muchas veces necesitamos un auténtico cambio de aires que no tiene por qué ser irnos de ella, sino, sencillamente, redistribuirla o darle un toque nuevo y original que nos haga respirar aire fresco sin, por ello, romper por completo nuestra rutina. Existen reformas muy sencillas y muy baratas que puedes realizar sin comerte demasiado la cabeza, y hoy te traigo 5 reformas fáciles que pueden cambiar por completo la apariencia de tu casa.

Escuchar la palabra ‘reforma’ puede ponernos los pelos de punta, porque normalmente implican días enteros de no poder disfrutar de nuestra casa a causa de las obras. Está claro que una buena reforma siempre merece la pena, porque modifica nuestra casa y nos ayuda a alcanzar poco a poco la vivienda de nuestros sueños. No obstante, otro de los motivos por los que se nos eriza la piel cuando pensamos en una reforma es lo cara que suele resultar. Si quieres cambiar por completo tu casa sin por ello dejarte un dineral ni estar días atado a una obra en la que no puedes hacer nada, estas ideas te van a venir muy bien.

Las mejores maneras de reformar tu casa de forma fácil y barata

Una de las mejores maneras de darle un aspecto nuevo a nuestro hogar es cambiar las paredes. Tanto el color como la forma de estas nos garantiza un estilismo distinto, así como mayor o menor espacio. De todos es sabido que los colores claros, como el blanco, aportan mucha más luz y amplitud a una habitación, de ahí que mucha gente recurra a este color para hacer que su casa parezca más grande e iluminada. Por lo tanto, una de las mejores reformas para cambiar por completo la apariencia de tu casa sin meterte en movidas superiores es modificar las paredes en la medida de lo posible. Empieza alisando la pared y eliminando el gotelé, ya que no me cabe duda de que tu casa cuenta con esta extraña característica que domina en casi todos los pisos de la actualidad. El gotelé se puso muy de moda hace años y resulta muy cómodo para ocultar desperfectos, pero no es lo más estético. Una pared lisa ofrece muchas más posibilidades y da una apariencia de limpieza y estabilidad mucho mayor.

Pintar las paredes de colores con los que no habíamos experimentado hasta el momento es también una opción muy interesante. Si estás cansado del clásico blanco de las paredes, siempre puedes escoger un color más crema o incluso uno más llamativo. O, por otro lado, innovar y pintar una única pared o dos de la estancia con colores distintos, para crear cierta variación y darte la libertad de combinar mejor muebles y elementos de la casa. Lo que siempre es recomendable es optar por un color que te guste pero que no resulte demasiado vistoso, porque de lo contrario es probable que acabes cansándote antes de lo que te gustaría.

Otra opción es reformar el suelo. Aquí ya entramos en materia más complicada, si nos paramos a pensar en la complejidad que esto puede implicar, pero lo cierto es que existen opciones que te permiten instalar tú mismo un suelo nuevo sin tener que romper el anterior y sin recurrir a auténticos desastres. En MatMap.com, por ejemplo, están especializados en suelos cerámicos, en los que puedes comprar las baldosas que necesites para cubrir tu suelo y colocarlas en seco, sin tener que armar estropicios.

Aunque no lo parezca, otro de los elementos que más pueden afear nuestra casa son las puertas, tanto la principal como las de las distintas habitaciones. No está de más renovar las puertas para darle un toque nuevo y moderno a nuestro hogar, recurriendo a puertas que sean más de nuestro agrado o que tengan toques que nos gusten. No hace falta recurrir a una puerta clásica, tampoco, ya que siempre puedes optar por instalar puertas corredizas que ahorren espacio y que aporten mayor movimiento y dinamismo a tu piso, aunque para ello necesitarás a un experto en la materia que te ayude con la instalación.

Por último, la opción más sencilla y que no requiere de ningún tipo de engorro es la de llenar la casa con elementos nuevos y coloridos que sean fáciles de utilizar, como cortinas u otros textiles que decoren en mayor medida las habitaciones. Lo bueno de estos textiles es que puedes escogerlos en los colores que más te gusten, combinándolos a tu gusto y aportando mayor calidez a las habitaciones de tu casa. Al ser translúcidos, aunque no tengas estos elementos colocados frente a una fuente de luz, toda la casa adquirirá un nuevo tono más alegre gracias a la forma en la que absorben la iluminación, y conseguirás un ambiente mucho más acogedor sin tener que recurrir a reformas más engorrosas o caras.

Como puedes observar, no es nada complicado conseguir la casa de nuestros sueños sin tener que dejarnos una barbaridad y sin meternos en complicadas y largas reformas, basta con cambiar pequeños detalles que afectan a nuestra casa y a nuestro estado de ánimo más de lo que creemos.

Compartir: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter